Proteger a la población civil en los conflictos armados
< Volver a Noticias

Más de 100 personas participaron en un encuentro sobre el desminado humanitario organizado por el Llamamiento de Ginebra y UNMAS en Bogotá

9 febrero 2016 | Colombia @es - Minas antipersonal

Los días 28 y 29 de enero del 2016 en Bogotá se llevó a cabo el encuentro “Desminado humanitario, procesos de paz y territorio”, organizado por el Llamamiento de Ginebra, ONG basada en Suiza y el Servicio de acción contra minas de las Naciones Unidas (UNMAS).

“El objetivo de este encuentro era el intercambio de experiencias relacionadas con el desminado humanitario en distintas partes del país, la socialización de información sobre el desminado humanitario y el proceso de paz y la formulación de propuestas para el fortalecimiento de la participación de las comunidades en el proceso de desminado humanitario”, explicó Anki Sjöberg, Directora de Programa del Llamamiento de Ginebra.

Más de 100 personas participaron en este encuentro, representantes de comunidades, autoridades locales, departamentales e indígenas y organizaciones de base de Antioquia, Arauca, Bolívar, Cauca, Caquetá, Meta, Nariño, Putumayo, Valle del Cauca quienes dialogaron con representantes de la comunidad internacional, representantes de autoridades nacionales, organizaciones de desminado, organizaciones humanitarias y ONG colombianas.

Manuel Carlosama Ocoguaje, Gobernador del Cabildo Siona Piñuña Blanco – Putumayo expresó: “queremos que se hagan consultas desde las comunidades de base y que a raíz de esto se construya un plan de acción de desminado humanitario desde las comunidades indígenas”.

Durante este encuentro, el General Rafael Alfredo Colón, quien está a cargo de la Dirección de Acción contra Minas, resaltó que “el desminado humanitario debe ir más allá de retirar los artefactos” y señaló la importancia para el futuro del desminado, de recuperar los aprendizajes de los pilotos de desminado humanitario en curso.

A su vez, se presentaron mensajes de las FARC-EP y del ELN enviados para el encuentro. Las FARC-EP señalaron que “el piloto ha puesto a prueba la capacidad de reconciliación de todas las partes concernidas, reclamando flexibilidad y salidas creativas”. Además indicaron: “nos encontramos ante el desafío de hacer de ese ejercicio de descontaminación, un programa completo de lo que será un escenario de pos acuerdo.”   Por su parte, el ELN ha reiterado en varias ocasiones su disposición a contribuir al desminado humanitario.

Los participantes formularon una declaración final que se entregará a la mesa de conversaciones en La Habana, Cuba, así como al ELN, y a todos los actores del desminado. También se difundirá a las comunidades, organizaciones y autoridades concernidas. Las recomendaciones principales de esta declaración son:

  • Las comunidades, autoridades locales y tradicionales y las organizaciones de base deben participar plenamente en todo el proceso de desminado humanitario.
  • La priorización y los procesos de implementación del desminado humanitario deben construirse desde los territorios con transparencia y enfoque diferencial.
  • El desminado humanitario debe ser un proceso integral que vaya más allá del desminado y que contemple aspectos de desarrollo basados en los planes de vida y propuestas de las organizaciones comunitarias presentes en el territorio.
  • El desminado humanitario debe verse como un elemento que facilite la reconciliación, integrando a todos los actores claves.

El espíritu del encuentro lo sintetiza la frase de Fabio Muñoz, del Movimiento Ríos Vivos, cuando dice: “Bienvenido el desminado pero que sea consultado”.